Guirar y Tamaru, uña y carne