Jesús abre la sucesión por el poder