Jota y Freire, los desconocidos que terminan como hermanos