Valencianos y desconocidos, a la gresca por un coche