Jota y Freire ganan un salvoconducto en Atlantis