Sara y María, 20 minutos de sanción