Santiago y Javi, padre e hijo distanciados