Jota y Freire, a gritos por el inglés