Chinto y Pablo, en el colegio de Kiberia