Esther: "Como máximo he estado una semana sin prácticar sexo"