Carmen, loca por el látex