Sandra: "No quiero ser una mantenida, pero sí que me traten como una princesa"