En sus citas con Chari, Iñaki vio más cobras que en la selva