Controles, puertas blindadas y habitación del pánico: Así es un hotel en Afganistán