Pampliega consigue grabar una de las pista de aterrizaje que los narcos utilizan para introducir la cocaína