Messi y Neymar siguen con la sociedad engrasada y castigan la valentía del Rayo