La muerte de un patriarca condiciona la vida y las costumbres de una familia