El Tío Félix, un gitano de respeto