Ana, incómoda con la corona y el corpiño