El 'llegamiento', la pedida de mano gitana