Respetar el espacio de cada uno, la asignatura pendiente de Mary y Carlos