Oleg, el líder más odiado del grupo