Jenni y Antonio, una conversación y dos perdones