Cristian y Ana Mari, picados en el juego de las sillas