Hana y Ana María, de risas entre las vacas