Sarah a la psicóloga: "Cojo y te rajo, guapa"