Hana y Ana María curan sus heridas