Imagina que subes al coche y, ‘como caída del cielo’, ves a una serpiente en el parabrisas