El muñeco diabólico, mucho más terrorífico sin pilas