Denuncian que una rata enorme merodeaba entre la comida que les acababan de servir