El policía que acude a 'parar' una fiesta y termina bailando salsa