Una joven policía captura con sus propias manos una anaconda de casi 3 metros