Encuentran a su vecino desaparecido dentro del vientre… ¡de una pitón!