¿Son estos pies en el asiento el colmo de la mala educación?