Khaleesi, la perra que disfruta con las escenas de terror