En cuestión de segundos, evita ser atropellado por un autobús que se le echaba encima