Un niño de 8 años consigue vender un palo de madera