Con 5 y 8 años, asumen con total madurez que su madre va a morir de cáncer