Quiso ayudar a una mujer a cruzar una riada y no pudo salir peor