El homenaje a su pez muerto acaba frustrado por culpa de un pato