Cuando al salir del restaurante tu Lamborghini no está