Un japonés utiliza un gato como 'joystick' y la Red no se lo perdona