Esto sí que es llevarse el gato al agua