La "fría" reacción de un frutero ante un atracador