Mientras tanto en Escocia... surfing sobre humanos en plena calle