El drama de esta niña que bien merece un Óscar