El concierto en el que Eminem perdió todo el protagonismo