Un policía deja sin palabras a los niños que le retaron a una competición de volteretas hacia atrás