Un colegio irlandés registra una actividad paranormal y el vídeo se vuelve viral