Un canguro da un puñetazo a un niño y los padres no pueden contener la risa